Pronunciamiento institucional del CEHA en relación con la exposición de Leonardo en la BNE

Granada, 6 de diciembre de 2018

Distinguidos miembros del Comité Español de Historia del Arte,

Después de las valoraciones que remitió al conjunto de los socios del CEHA el profesor Benito Navarrete el pasado día 22 de noviembre, así como las muestras de inquietud transmitidas por otros socios sobre el mismo tema, la Junta Directiva del CEHA consideró oportuno analizar prudentemente la situación y, dada la inmediata fecha de inauguración de la muestra “Leonardo da Vinci. Los rostros del genio”, visitarla y poder valorar todas las opiniones en torno a la misma. También hemos analizado el conjunto de textos aparecidos en la prensa nacional y regional, así como los comentarios en otros medios de información.

La conclusión primera es denunciar el intrusismo profesional del señor Christian Gálvez que, apoyándose en una popularidad televisiva y en sus conocimientos sobre la figura de Leonardo traducidos en obras de ficción con, a veces, dudosas bases histórico-documentales, le han permitido situarse en referente sociológico sin ningún aval de carácter científico. Nuestra asociación, firmemente comprometida con la defensa de los intereses de los Historiadores del Arte y atendiendo a lo sucedido, quiere subrayar la importante formación y cualificación profesional de los graduados, licenciados y doctores en Historia del Arte, que es necesario reconocer y defender en unos tiempos en que desde los medios de comunicación parece tener más importancia la popularidad que la preparación.

Por otro lado, la capacidad mediática del señor Gálvez, a lo que se unen las diversas fundaciones, empresas e instituciones y sus lógicos intereses comerciales y de imagen, ha diseñado una imagen de “gran exposición” que no se corresponde con la realidad. La parte de la que es autor intelectual el señor Gálvez, situada en la Casa de las Alhajas, se propone con un carácter divulgativo y didáctico situar la figura de Leonardo utilizando recursos audiovisuales y maquetas, a los que añaden algunas apps y experiencias de realidad aumentada, no de última generación, que pueden explicar y hacer llegar a la ciudadanía de forma positiva parte de los conocimientos del artista.

La única obra de arte que se exhibe en dicha muestra es la Tavola Lucana, sobre la que los expertos en la obra de Leonardo no se ponen de acuerdo en la autoría de la misma, pese a que en comunicados de prensa de estos días el comisario haya señalado que la confirmación de la autoría de Leonardo estaría en el 99’9%.

La parte de la exposición que encontramos en la Biblioteca Nacional, quitando las maquetas que “bailan” en el espacio de la entrada y escalera, se estructura, lógicamente, en torno a los manuscritos Madrid I y II, los cuales centran la exposición bibliográfica y se acompañan de obras que enmarcan la cultura y la época en torno a Leonardo y su valoración científica. Los créditos de esta parte están claramente atribuidos como comisaria a doña Elisa Ruiz, catedrática de Paleografía y experta reconocidísima en la obra manuscrita del artista.

Esta dualidad de espacios y de concepto expositivo es lo que ha permitido que surjan críticas rotundas a este proyecto celebrativo.

Por un lado, Christian Gálvez ha utilizado todo su poder mediático para proyectar una idea sin calado científico dirigido a un público general, pero a la vez situándose el mismo como gran experto internacional de la figura de Leonardo, con lo cual su intrusismo es doble. Ni es “experto” reconocido científicamente en la figura de Leonardo ni en la cultura de su época y, a la vez, tampoco es profesional en lo que se refiere a la curaduría de exposiciones.

En paralelo, la Biblioteca Nacional propone una seria exposición bibliográfica con la referencia de una reconocida experta en los manuscritos de Leonardo, doña Elisa Ruiz.

El resultado negativo deviene de la mezcla que produce esta doble propuesta. Independientemente de que la exposición de la Casa de las Alhajas esté financiada por empresas y fundaciones privadas que, aunque puedan hacer con sus inversiones lo que crean conveniente, también es cierto que tienen una responsabilidad social y deberían prudentemente valorar qué proyectos culturales apoyan; y, por otro lado, la implicación de la Biblioteca Nacional, una institución pública, que sí tiene obligaciones con la ciudadanía y con la proyección de sus actividades culturales como transferencia de los conocimientos que allí se generan. De hecho acompañamos dos archivos adjuntos que la directora de la Biblioteca Nacional ha remitido al CEHA con el ruego de que los diéramos a conocer a todos los asociados.

En esta ocasión, creemos que se han buscado unos malos compañeros de viaje, los cuales han diluido el trabajo que se viene haciendo con todo rigor en la Biblioteca Nacional y han convertido este supuesto proyecto cultural, cuyo objetivo es valorar a Leonardo en su quinto centenario, en un efímero castillo de fuegos artificiales, lo que Mario Vargas Llosa definió muy bien en su ensayo “La civilización del espectáculo” (2012), que enturbia la visión de la sociedad sobre el artista magnificando las acciones populistas y de supuesto filántropo del comisario general del proyecto, al que no criticamos, en absoluto, en sus actividades televisivas como comunicador, donde ha mostrado una profesionalidad que no es trasvasable a las acciones que ha emprendido como supuesto experto en Leonardo y en el diseño de exposiciones científicas.

La no posibilidad, de momento, de consultar el catálogo de la muestra, que parece estará disponible en un par de semanas, así como la ausencia del comité científico que parece avalar esta muestra y que suponemos estará recogido en los créditos y textos del catálogo, no nos permite ahondar en el diseño museológico de la exposición.

Consideramos, finalmente, que no es esta la exposición que debiera quedar como gran actividad en el año de Leonardo que se iniciará en menos de un mes y para el que otros espacios europeos tienen previstas grandes exposiciones y actividades de carácter científico.

El CEHA, con sus limitaciones, no quiere estar ajeno a esta conmemoración y está organizando un ciclo de conferencias conjuntamente con la Universidad Complutense de Madrid para, de forma humilde pero con rigor científico, colaborar en el reconocimiento y recuerdo del genio que sin duda representó y representa Leonardo da Vinci.

Saludos cordiales,

Rafael López Guzmán
Presidente del CEHA
Email: rlopez@ugr.es